Formación Continua Investigación e innovación Vinculación

Sobrepeso y desafíos

Por Mari Alarcón Riveros, académica Facultad de Medicina UCSC
Imagen de portada

La última Encuesta Nacional de Salud (ENS) del 2017 (www.minsal.cl) indica que la malnutrición por exceso una cifra de 74,2%. Lo que comparado con el 61% de la ENS 2003 y el 67% de la ENS 2009-2010 refleja solo un alza en el problema. Subrayado el aumento correspondiente a obesidad, que creció de 22,9 a 31,2% entre el 2010 -2016, mientras que el sobrepeso se mantuvo en un 40%. En cuanto a la obesidad mórbida, que es la más grave, aumentó de 2,2% a 3,2% en dicho periodo, llegando a un 4,9% en el grupo de 30 a 49 años. Todas estas prevalencias son mayores en mujeres y en los sectores más vulnerables.

Datos más recientes en niños y niñas son los entregados por la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, quien en su mapa nutricional del año 2021 indica que 10,8% tiene obesidad severa, siendo que en 2020 fue de 7,6%. Mientras, el peso normal se da en 34,3% de los alumnos y 27% tiene sobrepeso. Por lo que uno de cada tres niño evaluado presenta obesidad. La misma institución durante el periodo 2009 -2021 registra una disminución de 13 puntos en peso normal y lo que traslada casi en su totalidad al estado nutricional de obesidad.

Entre los factores que favorecen el ascenso de dichas cifras son el tipo de alimentación que se consume caracterizada por alimentos ultraprocesados, de alta densidad energética y sin duda, el confinamiento por la pandemia de Covid-19 vino a incrementar el sedentarismo en todo el ciclo vital. Así lo confirma para la población más joven el articulo “Efecto del confinamiento sobre la inactividad física en poblaciones infanto-juveniles” (Pereira y colaboradores), publicado en septiembre del 2022.

Algunos de los desafíos que esto implica en términos sanitarios se encuentran implementar programas, planes de salud realistas y acordes al momento que vive el país, en concordancia con situación económica, los inmigrantes, sequía, territorio. En estas semanas el Ministerio de Salud acaba de entregar al país las nuevas Guías Alimentarias para Chile (disponibles en www.minsal.cl), las cuales buscan relevar la identidad territorial, la perspectiva de género y la sostenibilidad económica y ambiental de la política alimentaria.

En paralelo dado la multicausalidad de la problemática de obesidad y sobrepeso del país se debe: mejorar el transporte público en cantidad como también en recorridos de los buses y o trenes, a fin de desincentivar el uso de la locomoción particular para promover caminar. Resguardar los espacios públicos para que toda la población pueda acceder con tranquilidad a ocuparlos en caminatas, utilizando las plazas activas dispuestas en los principales centros de las comunidades. Incentivar el consumo de alimentos naturales con campañas comunicacionales, en redes sociales, radios y televisión propiciando la compra de los alimentos en mercados o ferias locales.

A lo anterior se suma disponer de contenidos educativos de nutrición y alimentación en los curriculums desde la educación de los primeros años y que, sean impartidos por

profesionales idóneos, sanitarios como los nutricionistas. Asimismo, como promover la salud, los estilos de vida saludables en los lugares de trabajo, en especial por la concentración de personas (adulto joven) que demográficamente hoy tiene el país.